miércoles, 5 de mayo de 2010

Poetas del Mundo en Lima

Luis Arias Manso, Feliciano Mejía, Johnny Barbieri, Rodolfo Ybarra, Joan Viva y Alejandro Medina

Poetas del Mundo en Lima
Día, hora y lugar: Sábado 8 de mayo de 2010,
Centro Cultural El Averno, Cercado de Lima, de 6 pm a 8:30 pm.

Presentación de

“CÍRCULO DE FUEGO” N°. 1 y 2.
Órgano de la Cooperativa de Poesía “EL CÍRCULO PERFECTO”.

Participantes:

Luis Arias Manzo (Chile),
Maggi Gómez (Colombia),
Feliciano Mejía (Perú, Abancay-Francia),
Fernando Cassamar (Perú, Lima),
Johnny Barbieri (Perú-Lima),
Joan Viva (Perú, Lima),
Alejandro Medina Bustinza (Perú, Aymaráes),
Federico Latorre Ormachea (Perú, Abancay),
Wilmer Vidal (Perú, Cajamarca),
Rafael Inocente (Perú, Lima),
Rodolfo Ybarra (Perú, Lima),
Rocío Ríos Arroyo

PARTICIPACIÓN MUSICAL ESPECIAL: ZAMPOÑAS DEL AVERNO - TRÍO LOS CHOLOS CÍRCULO UNIVERSAL DE EMBAJADORES DE LA PAZ * GINEBRA – SUIZA PERÚ RUNA,

Asociación Pro Cultura

INGRESO LIBRE

1 comentario:

Nucha dijo...

A PABLO Y MATILDE



Se amaron tanto y tanto . Podría decirse que gestaron un canto de amor que cosquilló en sus cuerpos todos los días .
Siempre frente al mar, en ese mar increíble de azules y de rojos atardeceres. Creían en esa edad interminable del amor y nadaban en la profundidad de sus miradas.
El bajaba las estrellas y las depositaba en su boca y en sus cabellos ponía rosas de espumas.
Acaso¿ No eran estos , sus mejores poemas ,versos no escritos,pero que tenían el ritmo de la pasión desencadenada en su desván donde el mar quedaba pegado a la ventana?
Juntaban el vuelo d e las gaviotas para extenderlos en su alcoba. Nunca hubo desolación ,ni se cansaban de amar , ni olvidaban de llamar a la luna para que siembre luces en sus sábanas.
Eran antorchas de pasión. El la llevada a sus poemas para calmar su sed , su sed de ella, su sed de mar.
Hubiese querido ser el alfarero derramando greda, pero prefería hallar la arcilla entre las rocas de la costa marina , a donde nunca Ulises, se hubiese acercado.
Vivir intensamente, asomándose en cada escrito, cientos de olas y el sonido inconfundible del océano. Miles de guijarros semejando llantos de los olvidados , en las ráfagas de viento subían para caer en sus versos.
No fue marinero infiel que enterraban lejos del mar. El quería que aún después d e la vida, su cuerpo siga adorando las aguas saladas ,con sus corrientes frías.
Su corazón se detuvo en la primavera,cuando las flores no ahogaban sus aromas, cuando se abriría en su pais una historia de perros y fusiles.
Pero seguirán creciendo eternamente las lilas ,las amapolas y los geranios en esa isla de ébano. Estarán haciendo guardia a su tumba, a la de Pablo y Matilde.